No esperes nada de nadie

“No esperes na’ de nadie”

Hablemos claro, ¿Cuántas veces te has frustrado o molestado con tu hij@, papá, mamá, espos@, compañer@ o jefe, porque no hicieron las cosas como “se supone”? Yo, en verdad perdí la cuenta. Pero, seamos realistas, ese “se supone” que para ti es el “correcto” no necesariamente es correcto para la otra persona. Esto lo he aprendido a las malas con ayuda de mi esposo jaja… A mí, que sobre pienso mucho las cosas, me da trabajo sacar de la mente el hecho de que alguien hizo algo de una forma que no está bien [a mi entender], ya sea algo tonto sin importancia o algo importante y adrede. Creo que la mayoría de las frustraciones emocionales (por llamarlas de algún modo) suceden porque esperamos algo de las otras personas sin que éstas nos hayan creado esa idea. Sabemos qué es la frustración porque la hemos sentido más que por saber su significado, pero creo que sería bueno que lo viéramos. Según encontré “googuleando”, la frustración es un sentimiento desagradable producido cuando las EXPECTATIVAS de una persona no son satisfechas porque no se consiguió lo que quería (1).

¡Expectativas! A lo que quería llegar hoy. Y la expectativa podemos definirla como una esperanza, sueño o idea de que “algo” pase (2). Suena como una palabra muy muy, pero para mí abarca algo común. Una de mis mayores frustraciones es cuando espero que mi esposo haga algo en particular, desde botar la basura (Rolling eyes) hasta algo más importante. Y ahí es donde está el problema; él ni me había dicho que iba a botar la basura, yo asumí que lo haría; ni me dijo que iba hacer x o y cosa, soy yo la que creé esas expectativas que al final pues, son falsas. La frustración es aceptable y es de esperarse, cuando las expectativas de que algo suceda son reales. Me explico, cuando te mataste estudiando para un examen y te colgaste (jajaja yo ya a lo último no me frustraba porque esperaba la mala nota más que la buena); o como cuando te dijeron que te iban a llevar a comer a Chili’s pero terminaste en un “fast food”, etc. En esos momentos es normal frustrarse, aunque sea por unos minutos y luego se te pase (a ustedes porque yo me quedaré jod!#^@* porque quería Molten).

Si no canalizamos bien las frustraciones podemos tener problemas serios más adelante. El año pasado me encontré frustrada por muchas cosas. Pero en gran parte era por tener expectativas en otras personas. Un amigo me enseñó la siguiente frase: “controla lo que puedas controlar”. Más que unas simples palabras es una gran verdad que liberta. Y es que mis frustraciones iban en aumento porque yo esperaba cosas que no pasarían, yo quería ver x resultados por x acciones de otros, cosas que NO puedo controlar. ¿Qué es lo que puedo controlar? Comencé por ahí. Mis pensamientos, especialmente, mis decisiones y por ende mis acciones. Cuando entendí, que estaba perdiendo tiempo, drenándome mental y físicamente por esperar cosas de los demás, empecé a trabajar en ello para evitarlo, y sí, claro,  aún me falta.

Leemos y escuchamos por ahí “no esperes nada de nadie, pá’ que no te defrauden”. Y aunque se escucha cierto me está muy curioso que el tono con el que lo dicen es uno lleno de resentimiento, molestia y, por supuesto, frustración. Pero el principio que ese “consejo” tiene va más allá de un comentario de alguien a quién se “las pegaron” o le mintieron (sorry pero en esas ocasiones es cuando más lo veo). ¡Es un principio liberador! Cuando tú te haces consciente de que no puedes controlar lo que otros hacen te quitas un peso de encima y fluyes mejor. En mi caso, cuando escucho a alguien hablar de lo molesto(a) que está porque “se supone” que en ese sitio hicieran x cosa (lo que esta persona esperaba) y no fue así; lo puedo entender pero también pienso: “eso te pasa por querer que las cosas sean como tú quieres.” Y la verdad, muchas otras veces siento mi mente se ríe de mí diciéndome lo mismo.

Piensa en el por qué te frustras mucho. ¿Tiene que ver con tus expectativas hacia otros? ¿Puedes controlar lo que otros hagan, te guste o no? ¿Vale la pena estar “dándole casco” a eso por mucho más tiempo? Acepta que no puedes controlar eso, respira y entonces, controla tus pensamientos y acciones en torno a eso. Te prometo, te sentirás un “chin” más libre.

Referencias:

  1. Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2008. Actualizado: 2008.
    Definicion.de: Definición de frustración https://definicion.de/frustracion/ 04/16/19.
  2. Autores: Julián Pérez Porto y María Merino. Publicado: 2009. Actualizado: 2012.
    Definicion.de: Definición de expectativa https://definicion.de/expectativa/ 04/16/19.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s